Cargando...

 

Blog

Mar 23, 2020

SOLICITUD DE MORATORIA DE DEUDA HIPOTECARIA

Mar 23, 2020

En virtud de lo establecido en el Real Decreto Ley 8/2020 de 17 de marzo de medidas urgentes para hace frente al impacto económico y social del COVID-19, disponen sus artículos 7 al 16 las medidas a adoptar respecto de los préstamos con garantía hipotecaria, con el objeto de procurar su moratoria.

Solo resultará de aplicación para aquellos contratos de préstamo o de crédito garantizados con hipoteca inmobiliaria, destinados a la adquisición de vivienda habitual, y solo para aquellos que actualmente sufren extraordinarias dificultades para atender al pago de la deuda como consecuencia de la crisis que estamos viviendo.
También resultan de aplicación estas medidas para fiadores y avalistas del deudor principal, respecto de su vivienda habitual, y con las mismas condiciones que se establecen para el deudor hipotecario.
Establece dicho Real Decreto que es lo que se entiende por situación de vulnerabilidad económica.

En primer lugar nombraremos cuales son los requisitos que se deben cumplir, y cómo afecta, por una parte al deudor hipotecario, y por otra, a los fiadores y avalistas.

Bien, el artículo 9 dispone los siguientes supuestos:

a) El deudor hipotecario pasa a estar en situación de desempleo, o, en caso de ser empresario o profesional, sufre como consecuencia de esta situación una pérdida sustancial de sus ingresos o caída de sus ventas (cuando esta caída sea al menos del 40%).

b) El conjunto de los ingresos de los miembros de la misma unidad familiar (“la compuesta por el deudor y su cónyuge no separado legalmente, o pareja de hecho inscrita y los hijos, con independencia de su edad, que residan en la vivienda, incluyendo los vinculados por una relación de tutela, guarda o acogimiento familiar y su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita, que residan en la misma vivienda”) no supere en el mes anterior a la solicitud de la moratoria los siguientes umbrales:

- Por regla general, el límite de tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM), es decir, 1.613,52€.

En la actualidad, resulta de aplicación el publicado mediante la Ley 6/2018, de 3 de julio, de Presupuestos generales del Estado para el año 2018, debido a la falta de acuerdo para la publicación de los PGE para el 2019, y al reciente acuerdo entre PSOE y Unidas Podemos, que abre la puerta a una posible revalorización del IPREM en 2020, pero de momento habrá que esperar. Por ello,  resulta de aplicación el IPREM mensual de 537,84€.

- Este límite se incrementará en 0.1 veces el IPREM por cada hijo a cargo en la unidad familiar, así como por persona mayor de 65 años. En caso de familia monoparental, el incremento aplicable por hijo a cargo será de 0.15 veces el IPREM.

- Límite de cinco veces el IPREM (es decir, 2.689,20€) en caso de que el deudor sea persona con parálisis cerebral, enfermedad mental, o discapacidad intelectual, con un grado de reconocido igual o superior al 33%; o persona con discapacidad física o sensorial con un grado de discapacidad reconocida igual o superior al 65%, así como cuando la persona o su cuidador se encuentre incapacitada para realizar actividad laboral alguna, debido a enfermedad grave acreditable.

c) Que la suma de la cuota hipotecaria, más los gastos y suministros básicos, resulte superior al 35% de los ingresos netos que se percibe por el conjunto de la unidad familiar.
d) Que, a consecuencia de la emergencia sanitaria, la unidad familiar haya sufrido una alteración significativa de su situación económica, es decir, cuando el esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre la renta de la familia se haya multiplicado por al menos 1,3.

Todas estas situaciones expuestas deben quedar debidamente acreditadas:

- Situación legal de desempleo: certificado de la entidad gestora de prestaciones.

- Cese de actividad de trabajadores por cuenta propia: certificado de la Agencia Estatal de la Administración Tributaria o el órgano competente de la Comunidad Autónoma.

- Personas que habitan en la vivienda: libro de familia, certificado de empadronamiento en el momento de presentación de la documentación y los seis meses anteriores, declaración de discapacidad, dependencia o incapacidad permanente.
Respecto de la titularidad de los bienes: Nota simple del servicio de índices del Registro de la Propiedad de todos los miembros de la unidad familiar, escrituras de compraventa y de préstamo con garantía hipotecaria.
Por último se exige una declaración responsable del cumplimiento de los requisitos que exige el presente Real Decreto Ley.

Ahora vamos a ver de qué forma afecta esta moratoria, en primer lugar al deudor, y posteriormente al fiador y avalista.

DEUDOR

Si una vez solicitada la moratoria (pudiendo hacerlo hasta quince días después del fin de la vigencia del Real Decreto), se le concede al deudor, la entidad bancaria correspondiente debe implementarla en un plazo máximo de 15 días, y posteriormente deberán comunicarlo al Banco de España.


Esta concesión conllevará la suspensión de la deuda hipotecaria durante el plazo estipulado para la misma y la inaplicación durante dicho periodo de la cláusula de vencimiento anticipado que conste en el contrato de préstamo. No se devengarán intereses, ni podrá la entidad bancaria exigir el pago de la cuota, ni de ninguno de los conceptos que la integran. Tampoco se podrán aplicar los intereses moratorios durante el periodo de vigencia de la moratoria.


IMPORTANTE: si has querido beneficiarte de estas medidas, y no cumples los requisitos que exige la normativa aplicable, serás responsable de los daños y perjuicios que se hayan podido producir (no será inferior al beneficio que ha obtenido el deudor indebidamente por aplicar esta medida), y de los gastos generados por la aplicación de estas medidas (independientemente de la responsabilidad que puedas contraer si diera lugar a otras consecuencias). Tampoco puedes buscar situarte voluntariamente en esta situación de vulnerabilidad o mantenerte en ella deliberadamente, puesto que acarreará las mismas consecuencias.

FIADORES, AVALISTAS E HIPOTECANTES NO DEUDORES

Para aquellos que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica (en el sentido descrito anteriormente), pueden exigir que la entidad agote en primer término el patrimonio del deudor principal antes de reclamarles la deuda garantizada, aplicándole a dicho deudor las medidas previstas en el Código de Buenas Prácticas. Todo ello, aun cuando se hubiera renunciado en el contrato al beneficio de exclusión.

Por: Carla Arizala

<< Go back to the previous page

Tags : moratoria deuda solicitud covid alarma asesoramiento hipoteca

 

Contacto

Llámanos
949 03 41 66
Dirección
Av. Buendía, 11 Despacho 41
19005 Guadalajara

Nombre:

Email:

horizontal@horizontalabogadosyarquitectos.es" id="sendemail" name="sendemail" placeholder="">

Teléfono:

Mensaje:

He leido y acepto la política de Privacidad del Sitio


Abra el Mapa
Cierre el Mapa